¿Desde cuándo existen las lavadoras de carga frontal?


Los orígenes de las lavadoras se remontan al siglo XVIII, cuando se diseñó la primera lavadora. Desde entonces, los inventos de las lavadoras han mejorado, sentando las bases de la lavadora actual.

Anteriormente, las lavadoras se accionaban a mano y luego a vapor hasta finales del siglo XIX. A principios del siglo XX se introdujeron las lavadoras eléctricas.

A mediados de los años 20th John Chamberlain, trabajando para Bendix Aviation Corporation, inventó y patentó la máquina multifuncional que podía lavar, aclarar y centrifugar en un solo ciclo. Esto condujo a los albores de las lavadoras automáticas modernas y a las lavadoras de carga frontal que conocemos hoy en día.

Carga frontal vs. Carga superior

Actualmente existen dos variantes de lavadoras modernas: las de carga frontal y las de carga superior.

Las lavadoras de carga frontal tienen un cilindro horizontal parecido a un tambor, y la ropa se carga desde una puerta situada en la parte delantera de la lavadora. Al lavar la ropa, una pala y el tambor la mueven, combinando el movimiento y la gravedad para hacer pasar el agua por la ropa.

En cambio, las lavadoras de carga superior tienen cilindros verticales, lo que significa que la ropa se carga desde arriba. El agitador está en la parte superior para proporcionar el movimiento necesario.

El cargador frontal se produjo originalmente en la década de 1950, mientras que el cargador superior tuvo que esperar hasta el cambio de siglo XXI para aparecer en los mercados de consumo. Entonces, ¿por qué los cargadores frontales han existido durante tanto tiempo?

  ¿Valen algo las lavadoras antiguas?

Las cargadoras frontales son eficaces en la limpieza

El movimiento de lavado en las lavadoras de carga frontal es más eficaz. Las acciones de limpieza de las lavadoras de carga frontal incluyen funciones químicas, térmicas y mecánicas que se desarrollan en el tiempo. Generalmente tienen tiempos de lavado largos.

La acción química se produce al utilizar un detergente eficaz junto con la temperatura ideal del agua. Esto funciona con la gravedad para hacer girar la ropa gracias al movimiento mecánico. La ropa se frota contra los elementos abrasivos del detergente y la superficie interna del tambor. La combinación de estos elementos proporciona una limpieza de calidad.

Este proceso tiene lugar a lo largo del tiempo, por lo que las lavadoras de carga frontal son más lentas que las de carga superior. La ropa también necesita un espacio adecuado para el volteo, así que ten cuidado de no sobrecargarla tampoco.

Son eficientes en el uso del agua

Las lavadoras de carga frontal utilizan mucha menos agua que sus homólogas. Esto se debe a que la rotación del tambor arrastra la ropa a través de la piscina poco profunda de solución detergente. En cambio, las de carga superior requieren una piscina más profunda para garantizar que la ropa se moje durante el ciclo de lavado.

La eficiencia en el uso del agua supone un ahorro en la factura del agua, lo que convierte a las lavadoras de carga frontal en las más económicas y respetuosas con el medio ambiente. Con la situación económica actual y las mayores regulaciones sobre la protección del medio ambiente por parte del gobierno, es una buena decisión fiscal y medioambiental.

Son eficientes energéticamente

La tecnología de las lavadoras de carga frontal marca la diferencia a la hora de ahorrar energía. Dado que utilizan menos agua en general, tampoco extraerán mucha agua del calentador para los ciclos de lavado con agua tibia o caliente.

  ¿Cuántos años tiene mi lavadora Hotpoint?

Además, debido a su tecnología de movimiento (mecanismo de volteo), se expulsa más agua de la ropa durante el ciclo de centrifugado. Esto reduce el tiempo de permanencia en la secadora, y las secadoras consumen mucha energía.

Los cargadores frontales son apilables

Una de las principales ventajas de los cargadores frontales es la posibilidad de apilarlos uno sobre otro. Esto ahorra mucho espacio en el suelo, especialmente para uso comercial. Sin embargo, tienen que ser un conjunto emparejado, con el fin de apilar correctamente y con seguridad. Debe poder encajar correctamente uno sobre otro con un kit de montaje. En la mayoría de los casos, la secadora se monta encima de la lavadora.

Desventajas de las lavadoras de carga frontal

Aunque esto parece beneficioso, tiene sus inconvenientes. Los mandos son más difíciles de alcanzar en las lavadoras apiladas. Para reparar una lavadora apilada hay que desmontarla primero. Y lo que es peor, sustituir una lavadora estropeada suele significar tener que cambiar tanto la lavadora como la secadora, ya que no se pueden utilizar máquinas mal combinadas.

El tiempo de lavado también es más largo. Esto se debe a que el movimiento mecánico de la máquina requiere tiempo para hacer pasar el agua por la ropa con la ayuda de la gravedad. Sin embargo, un mayor tiempo en la lavadora suele significar un menor tiempo en la secadora.

Los cargadores frontales requieren cargas más pequeñas. Para que un cargador frontal limpie eficazmente, es conveniente que las cargas sean pequeñas para permitir el efecto de volteo que utiliza esta tecnología.

  ¿Cuál es la lavadora más antigua?

Una puerta frontal también significa que no se puede añadir más ropa una vez que el ciclo de lavado ha comenzado. Esto es posible en una lavadora de carga superior. Sin embargo, se ha añadido un botón de pausa que permite detener y reiniciar el ciclo de lavado para solucionar esta limitación.

Por último, las lavadoras de carga frontal son conocidas por sus problemas de moho. El uso inadecuado de detergente o demasiado ablandador, junto con el hecho de dejar que el tambor permanezca húmedo entre los usos, puede provocar la aparición de moho. Este problema puede evitarse con una limpieza regular.

Preguntas frecuentes

¿Quién inventó la lavadora de carga frontal?

La lavadora de carga frontal tiene su origen en la Bendix Aviation Corporation. Fueron reconocidos por su trabajo en la primera lavadora automatizada y acabarían presentando el cargador frontal en la década de 1950.

¿Por qué las lavadoras de carga frontal son más populares que las de carga superior?

Las lavadoras de carga frontal son más económicas y respetuosas con el medio ambiente que sus homólogas de carga superior. Las de carga frontal ahorran más agua y electricidad y pueden apilarse. Dan una limpieza de más calidad que las de carga superior.

¿Cuándo se popularizaron los cargadores frontales?

Las lavadoras de carga frontal se popularizaron por primera vez en la década de 1950. Han seguido evolucionando y haciéndose más avanzadas, lo que las hace aún más populares hoy en día. Con los avances tecnológicos, las lavadoras de carga frontal han llegado para quedarse. Las mejoras realizadas han hecho que las lavadoras de carga frontal sean más robustas y eficientes. Con la informatización, sólo pueden mejorar.

Entradas recientes